Me Alimento de ti Una Flor

La idea central de esta web es mostrar como la madre puede modificar, imprimir, cambiar, crear...el carácter y la personalidad de su futuro bebé, por medio de sus deseos, emociones, vivencias, pensamientos...durante el embarazo. Podemos decir que todo esto se convierte en el alimento diario de un feto, podemos decir que "Se Alimenta de Ti".

Tengo Un Sueño Para Mi Hij@.

QUISE SER MUJER,
QUISE SENTIR ESE PODER
DE PARTICIPAR CON DIOS EN SU CREACION. 
QUISE TENER HIJOS LOCOS,
PERO SALVAJEMENTE APASIONADOS POR LA VIDA.

TENGO UN SUEÑO PARA MI HIJ@, DESEO QUE…

A lo largo de esta Web hablo de cómo una madre puede cambiar la personalidad de su hij@ por medio de sus deseos, vivencias, sentimientos...y sobre todo, por medio de tener un SUEÑO.  Pues aclaro, cuando hablo de un ideal, de un sueño...también hablo que ese sueño debe ENCARNARSE en una persona que vive en la tierra, en una época determinada y con una historia determinada, es decir, dentro de un contexto social, familiar y político que no se debe pasar por alto. De lo contrario, tendríamos a un utópico, un soñador, un loco, un alienado...alguien separado de su realidad, y esto es un problema muy grave a nivel psicológico. Por lo tanto cuando sueñes que tu hij@ puede ser ese político, ese artista... que cambiará la historia, piensa y visualiza los pasos concretos y reales para llegar a ese sueño: Dígale o siéntalo que hace falta estudiar, trabajar por sus deseos, perseverancia...pero también ser persona que se ríe, se divierte, que juega...que sabe disfrutar de la vida, de lo cotidiano. Si ese SUEÑO lo enfocas en un solo deseo, puedes crear un obsesivo que por un sueño sacrifica su vida y a la larga SU FELICIDAD. ¿Qué es más importante para una madre, un sueño o la felicidad del hijo? Pues cuando se es niñ@, se es feliz jugando y disfrutando de lo cotidiano y cercano.

Un deseo, un sueño para tu hij@. Ese sueño tendrás que quererlo, implicar todo tu ser en ello. Ese sueño tendrás que imaginarlo, experimentarlo...y lo más importante, ser consciente de lo que quieres, clarificar ese deseo es muy importante. Por ejemplo:

Deseas un hijo rico, es posible que lo consiga, pero no se trata de desear riqueza materiales, mi propuesta o invitación va más allá, ese deseo hay que clarificarlo, iluminarlo, buscar lo que se puede esconder, sin darte cuenta, en ese deseo ¿sentimientos de inferioridad? ¿Miedo a la pobreza? Un deseo no clarificado puede tener muchas consecuencias no esperadas por ti. Al desear un hijo rico, puede que al crecer se convierta en narcotraficante u otra actividad dudosa, ¿por qué? Porque quiso ser rico.

Deseas que tu hij@ sea tranquil@, paciente y que no sea agresiv@. A medida que va creciendo se va convirtiendo en víctima de otros o un niñ@ que hay que estimular u obligar a que actúe o luche por sus intereses, es decir, que puedes pedir algo que consideras bueno o lo mejor para tu hij@, y a medida que vas viendo la realidad, te vas dando cuenta de todo lo que implica ese deseo. Ya no resulta tan atractivo tener hij@s tranquil@s si esto implica falta de entusiasmo; ya no resulta tan atractivo tener hij@s nada agresiv@s o violent@s, si esto implica dejarse pegar o ser utilizado por los demás.


Puedes Visitar También.