Me Alimento de ti Una Flor

La idea central de esta web es mostrar como la madre puede modificar, imprimir, cambiar, crear...el carácter y la personalidad de su futuro bebé, por medio de sus deseos, emociones, vivencias, pensamientos...durante el embarazo. Podemos decir que todo esto se convierte en el alimento diario de un feto, podemos decir que "Se Alimenta de Ti".

Quiero Un Hijo Alegre Y Feliz

Aquí quiero aclarar lo que es la alegría y la felicidad, y a la vez de alertarte de una forma de drogodependencia que tienen algunas personas basado en la necesidad de sentirse alegres, felices, eufóricos...para que esta situación se de, ha de cumplirse algunos requisitos:

Nota: LA DEPRESIÓN es una necesidad de la mente y el mundo emocional de comprender, asimilar y digerir situaciones (buenas o negativas) que han sido chocantes para la persona. La forma adecuada es hacer caso a esa necesidad, es lo más inteligente que se puede hacer. En muchos casos, nuestro cuerpo se encarga de provocar situaciones para que se viva ese alto en el camino, ocurre los accidentes, las enfermedades, la cárcel...o cualquier otra situación que nos obliga a retirarnos.

¿Cuál es el error? Negar la otra cara de la moneda. La tristeza es necesaria, porque con ella expresamos nuestros sentimientos cuando alguien muere o cuando nos sentimos solos. Es bueno comprender que en el mundo de las emociones cada sentimiento, cada emoción tiene su espacio y su razón de ser. La tristeza tiene su espacio y no se trata de llenar el espacio de la tristeza con alegría, cada una tiene su hogar (por así decirlo) y las sientes de acuerdo a lo que estés viviendo.

Como ves, la felicidad, la alegría...es una actitud sencilla y de apertura a lo que somos. Lo otro es una forma de huir del YO profundo, es una forma de evadir sentimientos que no se quiere ver, por eso es una droga.

Para ser feliz no se requiere tanto esfuerzo, no se requiere tanta intensidad. La felicidad y la verdadera alegría surgen cuando logras abrazar tu totalidad. Cuando aceptas lo que eres y como eres, cuando logras amar a tus pies grandes o chicos, cuando te observas y te sientes aceptada. Cuando te abrazas con tus virtudes y defectos...transmite a tu hijo ese mismo sentimiento de aceptación. Como ves, no hay que hacer esfuerzos, solo ser lo que eres y abrazarte en lo más profundo de tu ser.

¿Qué quiero decir con todo esto? A lo largo de la vida siempre te encontrarás con situaciones que te crearán tensión, preocupaciones, peleas, sentimientos de fracaso, miedos...y un sin fin de sentimientos más, porque son emociones normales de la vida, no la podemos negar. Eres humana y como tal eres imperfecta, que no quiere decir malo, condenable, rechazable; quiere decir que eres una persona en continua evolución espiritual y psicológica. Lo más interesante de todo esto es que, todas las dificultades que aparecen en la vida vienen acompañadas de una oportunidad para superarte y aprender algo nuevo.

Ser feliz no es salir huyendo  de cualquier conflicto emocional, es afrontarlo, conocerlo, aceptarlo y aprender a pesar de todo. Todo esto se consigue:

  1. No dejando que esos problemas o los pensamientos negativos dominen tu vida.
  2. Manteniendo a salvo tú autoestima, tu verdadero valor.
  3. Amándote como eres, sin castigos ni machaques con pensamientos repetitivos.
  4. La verdadera felicidad, esa que parte de tu ser más profundo, te lleva a cuidar tu cuerpo (haciendo ejercicio y buena alimentación).
  5. La felicidad te lleva a darte un tiempo para ti, de tranquilidad, de hacer aquello que tanto te gusta sin sentirte culpable.
  6. La felicidad te lleva a compartir, a sociabilizar, a buscar verdaderos amigos, a respetar a la pareja, a aceptar a los demás como son (con sus virtudes y defectos).

Como ves, al final siempre se repite lo mismo, te lo digo de muchas maneras y con diferentes palabras, y se resume en una frase: “un hijo sano y feliz depende de la relación que tengas con tu entorno y contigo”. Y la pregunta es: ¿Cómo es esa relación? Según la respuesta que tengas o las sensaciones que vivas en estos puntos (alegría, tristeza, papá, la muerte, comida, dios, dinero o lo material, el mundo...) irás activando cualidades, actitudes, miedos, deseos, sueños, rechazo, conflictos...en la personalidad de tu hijo.

¿Quieres un hijo feliz y alegre? Se feliz en tu vida cotidiana.

Véase También