Me Alimento de ti Una Flor

La idea central de esta web es mostrar como la madre puede modificar, imprimir, cambiar, crear...el carácter y la personalidad de su futuro bebé, por medio de sus deseos, emociones, vivencias, pensamientos...durante el embarazo. Podemos decir que todo esto se convierte en el alimento diario de un feto, podemos decir que "Se Alimenta de Ti".

Detallo El Caso Hitlegar:
“La Proyección Patológica o Enfermiza.

Tus hijos son fruto de tu fuerza
Divina y creadora, pero no te pertenecen.

Casi terminando mi libro, me llega una noticia que viene a reflejar al 100% lo que estoy escribiendo: “que los deseos de la madre se cumplen”, y que pueden ser armas de doble filo. Esta historia viene a avalar la idea de clarificar muy bien nuestros deseos.

Aurora Rodríguez Carballeira tuvo una niña fruto de sus más oscuros deseos, sus raíces familiares y su historia le llevaron a desear una niña que cambiase la historia a nivel sexual y el papel que tenia la mujer en aquella época, quería una niña superdotada. Diseñó hasta en lo más mínimo su deseo, tanto que concibió a su hija sin amor. Eligió al hombre y todo fue mecánico. ¡Trago amargo que tuvo que pasar!

En unas de esas noches, fría, oscura, tenebrosa…como su deseo. Buscaba regar su sueño. Quizás luna nueva, donde duermen las pasiones. No quiso el amor, solo quería una semilla para fertilizar su deseo obsesivo o enfermizo. Eligió un hombre sin rostro, no importa. Solo quería robar un esperma, solo quería un deseo, el amor no importa…las pasiones, mejor encadenarlas. Y lo logró. Nació su niña como Mesías, a cumplir la misión de mamá: a los 3 años sabe leer. A los 10 años sabe tres idiomas. A los 13 años termina la educación secundaria. A los 17 años tiene una carrera universitaria y empieza medicina. Consigue fama internacional en el tema que su madre le gustaba “sexología”. Todo lo que la madre deseó y planeó en su embarazo se hace realidad.

Lo enfermizo del caso está cuando Hitlegar quiere empezar su propia vida, ser algo más que los deseos de mamá. Quiere experimentar el amor, conocer aquello que tanto aterra a su madre. Lo triste del caso de esta historia es que la madre mata a su hija, pasan a la historia española por un crimen. Aquella mañana su sombra ennegreció su cerebro. Sus manos guiadas por impulsos asesinos cortaron la oportunidad de redimir sus pecados. No quiso vivir el amor, tampoco  en su hija, no importa. El amor libera, pero no quiso. Prefirió una cárcel húmeda y solitaria. Sin hija, sin deseos cumplidos y unos sueños que murieron aquel día 9 de junio del 1933. No soportó que su hija fuera algo más que su proyección enfermiza.


Otros Temas de Interés: