Catarsis alimenticia entre una

DIETA VEGETAL O ANIMAL

Boris Cristoff , Montevideo 15/2/2007

 

 

CRISIS ALIMENTICIA

En mi época más vegetariana más estricta, entre los 23 y los 56 años, encontré la manera de hallar cuál es nuestra dieta actual, fuera de prejuicios y estadísticas. Y creo que con la catarsis alimenticia de estos años es cuando más falta hace.

Hoy dudamos mucho más que en el pasado sobre qué debemos comer. Hay una vida rápida que se apega a la comida rápida, a los alimentos basura, a sufrir pérdida de amigos por obesidad, anorexia y bulimia, y uno no sabe optar ante una montaña de dietas milagrosas. Es que estamos en la Generación Virgo (1997- 2012), el signo más relacionado con la dieta (la espiga que lo simboliza), la perfección (perfección y blancura de la virgen), el análisis, el detalle, la prohibición del tabaco, el alcohol, las drogas, la trasformación de la medicina oficial y las medicinas alternativas. Y como manda la era del opuesto signo de Piscis, estamos cada vez más enfermos, aunque por Virgo nos rebelamos contra ello.

Esto atañe a todos, en países ricos y pobres, porque siempre nos dirige un destino colectivo. Si no fuera así, la Astrología no tendría razón de ser.

 

     

Mala alimentación de ricos y pobres,        obesos y anoréxicos,          comida basura y comida rápida

 

DOS DIETAS PRINCIPALES

Aceptamos dos dietas principales: la dieta omnívora (carnes y vegetales) y la dieta vegetariana. Lo constatamos en la realidad, porque comer se come de todo, pero las estadísticas mundiales dicen que más de un 60% de la Humanidad vive de cereales, leguminosas y frutas. Comer carnes (vacunas, porcinas, pescado, leche, huevos) se hace en menor proporción, ya sea porque es mucho más cara, por ecología, religión o moral.

 

Este artículo es en realidad otro trabajo de campo, donde nos hallamos sin respuestas válidas y basándonos en nuestra propio esfuerzo para hallar la verdad. Es como el detective solitario que debe descubrir al asesino, sin informantes ni prejuicios. Mi idea fue analizar los órganos digestivos, ver sus funciones y límites, para luego tomar partido por algo.

       

Vegetarianismo,            Granos y cereales   Frutarianismo                Macrobiótica           Carnivorismo 

 

LAS DIETAS VARÍAN CON LAS CULTURAS, ÉPOCAS Y GENERACIONES

Hace seis millones de años, una rama sedentaria de monos africanos tuvo un accidente climático que le privó de sus frutas. La mayoría murió igual que sus árboles, pero una minoría sobrevivió comiendo bayas y granos, haciéndose nómada y bipedalista. Esa posición erguida le valió el nombre de Homo Erectus. Desde eses momento, por haber sido una víctima de la naturaleza, comenzó a huir de ella inventándose todo un mundo aparte de ella. Así es como llegó a un mundo brillante en el siglo pasado, pero ahora está viendo que se le desmorona y no sabe hacia donde enfilar..    

Si el alimento lo es todo para conservar la salud de la especie, entonces comencemos de cero. Mi modo de hallar cual es nuestra dieta actual fue evaluar la dentadura, su función y las características de nuestros dientes, qué hacen en detalle y su articulación, todo lo cual nos permitiría deducir para qué alimentos están hechos y por último cual es nuestra dieta actual. La cosa es muy simple, no se puede tomar sopa con tenedor o trinchar la carne con cuchara, por lo tanto “no hay tu tía” en el momento de juzgar nuestros utensilios dentales, para qué alimentos sirven o no sirven.

 

PRIMER INFORME

Aclaro que mi opinión es sólo una parte de la digestión pero al menos veamos qué valor puede tener.

Nuestra dentadura tiene 32 piezas entre incisivos (delanteros), caninos (laterales) y muelas (traseros), colocadas por mitades en ambos maxilares. Esas 32 piezas son el 100% de nuestros utensilios, compuestos por 20 molares, 8 incisivos y 4 caninos. Así como los útiles de mesa, estos son nuestros útiles dentales:

 

Los MOLARES son algo desparejos como las muelas de un molino, cosa lógica si queremos convertir granos en harinas, maltosas y dextrosas, pero no sirven para desgarrar carnes.

Los INCISIVOS cortan el alimento para reducirlo al tamaño de nuestra capacidad bucal.

Los CANINOS rompen cáscaras y tallos que se interponen entre nuestro apetito y el alimento.

 

Esto nos lleva a establecer la importancia de nuestros dientes en la primera parte de la digestión.

 

Piezas        cantidad           porcentaje       fracción

Molares        20                   62%50            o sea 5 partes

Incisivos         8                   25%00            o sea 2 partes

Caninos          4                  12%50            o sea 1 parte

_____________________________________________

Dentadura    32                100%00            o sea 10 partes

 

Uniendo los dos cuadros se deduce que nuestro alimento principal es vegetal y no animal, porque la mayoría de nuestros utensilios son MOLARES. Además porque son especializados en la función de un buen digerir humano. Los molares son casi el doble de los otros dos tipos de dientes y son las herramientas más exigentes, porque es el producto final de la masticación, antes de ser deglutidos e incorporados por un proceso a la sangre y a nuestros órganos, tejidos, huesos y sistemas.

 

Los caninos rompen, los incisivos cortan y los molares muelen. La función principal es moler y no desgarrar como sucede con esas dentaduras como grandes cuchillas que se observan en los carnívoros perros, gatos, leones y tigres. Los dientes de caballo y vaca que son de herbívoros, tienen incisivos para cortar hierbas y sus molares son muy planos y anchos para hacer una masa, los elefantes y morsas tienen colmillos descomunales y las tortugas tienen una placa ósea dura y afilada.

 

       

Dientes equinos y vacunos                  Dentadura humana                   Dentaduras caninas           Dentadura felina

 

 

SEGUNDO INFORME

Tal como cuando queremos un segunda opinión médica, veamos otro enfoque para ubicar nuestra dieta.

Suponiendo que me equivoco con lo anterior, veamos este segundo informe debido al querido Dr. Eduardo Alfonso, pero con mis comentarios:

 

1- Nuestra BOCA no tiene dientes para masticar carne. Le faltan las piezas desgarrantes de los animales carniceros. Es por eso que el hombre amplió su dientes con otros utensilios: cuchillo y tenedor. Ya esto sólo nos señala una elección equívoca.

2- Nuestra MANDÍBULA tiene un movimiento lateral para macerar vegetales, que no tienen las mandíbulas carnívoras.

3- Nuestras GLÁNDULAS SALIVARES no tienen efecto ninguno sobre las carnes. Observe un perro y verá que sólo desgarra y deglute. La ptialina de nuestra saliva en cambio, es la que convierte las féculas en maltosa y dextrina.

4- Nuestro ESTÓMAGO tiene túnicas musculares débiles y un jugo digestivo poco ácido para digerir carne. Pero puestos a comer carne y además con sus condimentos, el organismo reacciona produciendo mucho más ácido que lo normal, lo que produce acidez y úlcera (hipercloridria y úlcera duodenal). Los animales no tienen úlceras, excepto los domésticos a los que creemos que cuidamos bien.

5- Nuestro DUODENO se contrae frente a tanta acidez, pero con la costumbre va dilatándose más y más. Los animales carnívoros tienen en cambio fuerte musculatura para compensar la inactividad de su saliva en la digestión.

6- Nuestro INTESTINO que es 10 veces más largo que el tronco y 28 veces más largo en los animales herbívoros, es sólo 4 veces más largo en los animales carnívoros. Nuestro intestino grueso tiene mucha más capacidad que los animales carnívoros porque su alimento vegetal tiene la fibra necesaria para una evacuación fácil, cosa que no sucede en los carnívoros. Por ello los animales herbívoros y vegetarianos como caballos y vacas. evacúan hasta caminando, en cambio los carnívoros para evacuar sufren como las parturientas.

7- Nuestro HÍGADO recibe un producto altamente proteico y excedido en toxinas digestivas (cadaverinas, purinas, etc), por lo cual está impedido para eliminarlas en su totalidad, dilatándose con la edad y desembocando en la extirpación quirúrgica. El exceso de ácido úrico que pasa a la sangre, es la mayor causa de los males reumáticos en todo el cuerpo.

             

Dientes vegetarianos  Mandíbula móvil, Salivares           Estómago               Duodeno       Hígado con cirrosis

 

       

Intestino delgado e intestino grueso

 

TERCER INFORME

Las dos opiniones previas tienen su razón y fundamento, pero esta 3ª opinión no les va a gustar a nadie, aunque sea la mayor realidad a la que estamos expuestos.

Nada de lo dicho antes es fácil de seguir, porque las actuales circunstancias nos oponen  mil y un obstáculos que no podemos eludir. Las dos opiniones previas provienen del destino menor representado por la sub-era Virgo (1997-2012), plena de buenas y virginales intenciones. Pero esta tercera opinión es la presión doce veces mayor de nuestro destino, representado en la era Piscis (0-2100), plena de achaques, dramas y crisis.

Esta es la realidad ulterior difícil de evitar, pero no imposible.

 

QUE COMEMOS EN EL DESAYUNO

Los JUGOS de FRUTA son perjudiciales a la larga porque concentran demasiado azúcar sin pulpa, que no insalivamos haciendo más pesada la digestión estomacal y su ácido cítrico corroe la túnica estomacal.

El colesterol de los HUEVOS obstruye los vasos que van al corazón.

El TOCINO y los FIAMBRES son un alimento mucho peor aún porque es grasa animal

El PAN BLANCO, los fideos, las masas, helados y tortas tienen almidón que hace engordar

La MANTECA también tiene colesterol y la MERMELADA y el AZÚCAR  destruyen los dientes.

El CAFÉ no es un alimento sino un estimulante que destruye los nervios y contribuyen a la úlcera duodenal.

Si se tomara el ácido tánico puro proveniente del TE y del MATE convertiría en horas al estómago en bota de piel de foca.

Las DROGAS MEDICINALES prepararon históricamente la ingestión de las DROGAS HEROICAS de hoy. 

Dado que el AGUA tiene cloro y la LECHE vestigios de estroncio 90, lo mejor es desayunar con CERVEZA, pero habría que comerse también la lata, para no contribuir con la contaminación ambiental. De cualquier manera, tenemos que ingerir algo indigesto.

 

EN EL VIAJE

Vamos al trabajo en auto o tren pero sin la conciencia tranquila, porque contribuimos a la contaminación del AIRE y el hacinamiento de las ciudades. Sería mejor ir caminando, pero con SOMBRERO puesto porque el sol causa cáncer de piel y cataratas.

 

EN EL ALMUERZO

Las LEGUMBRES y FRUTAS son rociadas con insecticidas, los CEREALES se oxidan si es en forma de harinas y los transgénicos se asocian con el poderoso veneno Roundup, el PESCADO tiene cada vez más mercurio, las AVES pueden traer fiebre aviaria y los VACUNOS y PORCINOS la aftosa.

Sería mejor tomar ginebra con agua tónica, porque la quinina de ésta nos protegerá de los microbios del paludismo de la ginebra.

 

EN NUESTRAS HORAS LIBRES

Hagamos algún deporte porque fortalece y otorga salud, pero elijamos bien qué hacer.

Los DEPORTES de COMPETENCIA producen graves accidentes, agrandan el corazón y acortan la vida.

La MUSCULACIÓN agranda los músculos de manera casi ilimitada pero el corazón queda preso entre las costillas y llega un momento que no puede atender todo el trabajo sanguíneo. El destino de los musculosos es el infarto.

El TROTE como ejercicio diario daña los discos de la columna vertebral

Las CAMINATAS hacen el pie plano

La NATACIÓN afecta los oídos

Hacer LAGARTIJAS O ABDOMINALES fatigan demás al corazón

El FÚTBOL y el BASKET destrozan las rodillas

 

EN LA CENA

Como no podemos cenar porque “de grandes cenas están las tumbas llenas” es mejor desayunar con whisky a la puesta del sol. Luego miremos la computadora o el televisor bien cerca, para que la radiación nos esterilice y nos libre para siempre de nuestro problema sexual, cualquiera que este sea.

 

Ahhhhh, y antes de acostarnos un buen té de Ginkgo Biloba, así no nos olvidarnos de tomar el Viagra.